Pizza con jamón ibérico

Marta 13 diciembre 2013 0

Una cena con los amigos en casa se convierte en la excusa perfecta para hacer nuestra propia pizza con jamón ibérico. En este tipo de cenas tenemos que buscar platos que gusten a todo el mundo y la pizza es con frecuencia una de esas recetas que encantan a niños y adultos.

Esta vez no haremos una pizza cualquiera, utilizaremos jamón de bellota de Guijuelo. Las pizzas son conocidas por pertenecer a la comida rápida, pero hoy queremos demostrar que la calidad no está reñida con la rapidez.

Ingredientes de la pizza con jamón ibérico

Para la masa:

-350 gramos de harina

-Sal al gusto

-5 gramos de azúcar

-10 gramos de levadura instantánea de panadero

-5 mililitros de aceite de oliva

-200 mililitros de agua

Para la pizza:

-120 gramos de salsa de tomate

– Orégano al gusto

-50 gramos de champiñones

-15 lonchas de jamón ibérico de bellota de Guijuelo

-250 gramos de queso mozzarella

-1 tomate grande

-100 mililitros de aceite de oliva

Preparación

Comenzamos elaborando la masa de nuestra pizza con jamón ibérico de Guijuelo Directo. Para ello, mezclamos harina, sal, azúcar y levadura. Mezclamos bien y después añadimos agua y los cinco mililitros de aceite de oliva. Ahora debemos moldear hasta obtener una masa elástica y homogénea. Conforme vayas amasando los ingredientes observarás si es necesario ir añadiendo  harina o aceite de oliva.

Sobre una superficie plana, espolvorea harina y forma una bola con la masa obtenida. Deja reposar en un bol la bola de masa durante tres o cuatro minutos. Tapa el recipiente con un trapo húmedo. Pasados los tres o cuatro minutos, extiende la bola de masa con un rodillo sobre la superficie plana anterior. Recuerda que debes espolvorear harina para que la masa no se pegue.

Una vez hayas dado la forma que quieras a la masa, extendemos sobre la misma la salsa de tomate para después colocar las rodajas de mozzarella, previamente partidas en rodajas. El tomate puedes cortarlo en rodajas muy finas que colocarás encima de la mozzarella.

Mientras los ingredientes reposan sobre la pizza, precalentamos el horno a 240 grados pero recuerda que luego debes bajar la temperatura a 200. A su vez, mientras el horno se calienta, añadimos sobre la pizza los champiñones y las lonchas de jamón ibérico de Guijuelo.

Ahora solo tienes que añadir los 100 mililitros de aceite de oliva por encima, junto con el orégano y meterla en el horno durante unos 20 minutos.