Pollo al ajillo

pollo

INGREDIENTES:

• 4 patas-muslo de pollo
• 2 cucharadas de aceite de girasol
• Sal fina y pimienta blanca molida, a gusto

PARA LA SALSA:

•  4 dientes de ajo pelados, sin brote y picados
•  1  copa de vino blanco
•  1/2 taza de jugo de limón
•  3 cucharadas de perejil picado
•  3 cucharadas de manteca fría

PARA LA GUARNICIÓN:

•  4 papas medianas peladas y cortadas en cubos de 1/2 cm de lado
•  Aceite para freír
•  1/2 cucharada de pimentón
•  Sal fina, a gusto

PREPARACIÓN:

Empezar con el deshuesado de los cuartos traseros del pollo, para lo cual necesitaremos un cuchillo mediano, de hoja delgada y bien afilado. Realizar un corte en forma de 7 ó «L» sobre los huesos y del lado interno de la pata-muslo, dejando al descubierto los mismos. Colocar el cuchillo por debajo del hueso de la pata y cortar hacia afuera, desprendiendo el muñón y todo tipo de ligamentos. Realizar el mismo procedimiento con el hueso del muslo, quedando toda la carne sujeta por los cartílagos de la rodilla. Luego, tomar los dos huesos y cortar bordeando el cartílago y separando totalmente la carne. Si el procedimiento está bien hecho, nos debería quedar un pequeño agujero en la intersección de la pata con el muslo. Retirar los excedentes de grasa y tendones pero dejar la piel que les conferirá, una vez doradas, mejor vista y textura a nuestras piezas de pollo. Cortar cada pata y muslo deshuesado en cuatro partes y reservar en la heladera.

tira

Calentar una sartén con aceite y, una vez caliente, colocar las piezas de pollo a fuego fuerte, primero del lado de la piel. Al cabo de 5 a 6 minutos dar vuelta las porciones de pollo y salpimentar. Cocinar durante 5 minutos del otro lado. Siempre a fuego medio. Retirar el pollo de la sartén y colocar en una asadera. Mientras tanto, eliminar la grasa remanente de la cocción que quedó en la sartén y secar un poco, pasándole un papel de cocina. Volver a colocar la sartén sobre la hornalla, a fuego medio, incorporar el pollo y seguir su cocción durante 3 minutos más. Añadir el ajo picado y cocinar junto con el pollo, cuidando que no se queme y removiendo con cuchara de madera. Deglasar con el vino blanco y llevar a un hervor para que elimine el sabor fuerte del vino crudo. Agregar el jugo de limón y el perejil fresco picado. Finalmente, sumar la manteca fría, que si se va moviendo y cuidándola de un calor demasiado excesivo, se fundirá y espesará, dando brillo a la preparación. Para la guarnición, freír en abundante aceite caliente las papas hasta que estén doradas y crujientes, retirar de la fritura y colocar sobre un papel absorbente de cocina para eliminar el excedente de materia grasa. Salar y condimentar, espolvoreando con pimentón. Servir el pollo bañado con la salsa de ajo, perejil, limón y vino. Acompañar con las papas doradas y espolvoreadas con pimentón.

logo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.