Helado de frambuesas, una refrescante opción

blogerredas 14 diciembre 2010 0

Helado de frambuesas, una refrescante opción



Si realizáramos una competencia mundial acerca del postre que tiene el derecho de proclamarse como el favorito para grandes y chicos, podríamos decir que el helado es el candidato más firme para ubicarse en el primer puesto del podio. Si al riquísimo sabor característico de este postre le sumamos el hecho de realizarlo en casa, y en compañía de nuestros hijos, el cartel de “ganador” de esta competencia imaginaria estará más que asegurado, y si el gusto que elegimos para preparar esta delicia es el de unas deliciosas frambuesas, puede decirse que el exquisito postre que elaboraremos tendrá un delicado sabor a gloria.

Por si aún no se han dado cuenta leyendo este extenso preámbulo, en el día de hoy conoceremos la receta de un delicioso helado de frambuesas, que tiene la particularidad de que su sencillez nos permitirá prepararlo en compañía de las personas que más queremos, es decir, nuestros hijos. Así, podremos deleitar nuestro paladar con un gusto frío y exquisito, y abrigaremos nuestro corazón con el amor y la armonía de compartir un momento especial con nuestros pequeños.

Para elaborar este postre necesitaremos 250 g de fresas, 100 de frambuesas (frescas o congeladas), 1 yogur natural, 4 cucharadas soperas de nata líquida, medio limón, 2 cucharadas soperas de azúcar y un sobre de azúcar vainillado.

Primero pasaremos la fruta por un pasapurés, el cual colocaremos sobre una ensaladera; a continuación de eso añadiremos los dos tipos de azúcar de la lista antes enumerada y el jugo de medio limón. Cuando hayamos colocado todos estos ingredientes, los mezclaremos bien.

Por otro lado, batiremos la nata líquida con una batidora eléctrica, hasta que la consistencia de la misma sea bien firme. En ese momento, echaremos en la ensaladera en donde habíamos colocado la preparación anterior, primero el yogur y luego la nata. Removeremos bien y luego colocaremos la preparación en copas que llevaremos al congelador por dos horas. Al término de este tiempo sacaremos del congelador las copas, removeremos la mezcla nuevamente y luego volveremos a colocarlas en la heladera por una hora más.

Así, luego de ese tiempo, tendremos preparadas unas riquísimas copas de helado que servirán de postre para toda su familia.